lunes, 8 de noviembre de 2010

TRAICIÓN

Era Lunes, y como todos los lunes, tengo la costumbre de ir a desayunar con mi hermana… estuvimos charlando un rato hasta que me tuve que ir a trabajar.

Mientras estaba trabajando en el despacho, me sonó el telefoto, era mi amigo Carlos, ¿Que querría?:

-Hola Claudia.

- Dime Carlos, me sorprende tu llamada.

- Losiento si molesto. ¿Podríamos quedar luego para tomar algo, y así hablamos?

- Estoy muy liada, pero un rato tengo sobre las 18:00, ¿Vamos al bar de siempre?

- Sí, allí nos veremos a las 18:00.

Estuve hasta las 18 sin parar de darle vueltas a la cabeza, no me imaginaba de que querría hablar, pero tendría que esperar para saberlo…

Era ya la hora, acudí al bar, la verdad… no tuve que esperarlo mucho tiempo.

-Hola Carlos, me has dejado desconcertada.

- Losiento Claudia, me ha costado mucho pensar en como decirte esto… y la verdad, aun no lose.

- Carlos venga, que tienes que decirme.

-Siéntate, será mejor…

- Me estas preocupando.

- Haber como te lo digo… La otra noche, cuando iba para tu casa, mientras estaba aparcando el coche, me encontré a tu hermana Marina saliendo de tú casa…

- Es mi hermana, ¿eso que tiene de malo?

- … salio a despedirla Raúl, el iba escaso de ropa, y la despidió con un beso...

Me quede paralizada, no sabia que decir, no me salían las palabras, ¿Estaba insinuando que Raúl me había sido infiel con mi hermana?

Lo único que me salía hacer en ese momento era llorar, llorar y llorar, no podía creerme lo que me había contado.

Sentía un gran dolor en el pecho, en el corazón. No me había fallazo solo mi marido… sino también mi hermana, en la que tanto confiaba.

Le di las gracias a Carlos, y me fui de allí sin decir ni una sola palabra más, estuve dando vueltas por la cuidad horas y horas sin saber a donde ir, y al final decidí escribir una carta:

Querido Raúl, tantos años a tu lado, pensando que lo nuestro era perfecto, te e querido y te quiero como a nadie, e soñado con tigo cosas preciosas, he pensando que lo nuestro seria para siempre, nada ni nadie se interpondría en nuestros caminos.

Pero me e dado cuenta que tu no pensabas lo mismo que yo, me has utilizado todos estos años no se ni porque, ni para que, solo se que me has hecho mucho daño.

Espero que ahora que me seas feliz con mi HERMANA, no había otra no, mi hermana tenia que ser. Que os vaya bien.

Hasta Siempre. Claudia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario