lunes, 28 de febrero de 2011

29 de Abril

Os voy a contar algo que me paso cuando tenía 20 años:
 Un amigo mío había montado una fiesta en su casa por su cumpleaños, fue mucha gente y me lo pase muy bien en la fiesta, pero ese día me había tocado trabajar y estaba muy cansada, por lo que me fui pronto.
 Hacia una noche muy mala, llovía mucho, iba con el coche por la carretera un poco despistada cuando me di cuenta que había un chico  en la carretera haciendo autostop, dude un poco en si pararle o no, pero al final me dio un poco de pena que estuviese allí solo con la mala noche que hacía
 y le pare.
 Se subió al coche y resulto que era un chico muy agradable y además de eso muy guapo mantuvimos una larga conversación hasta que me indico como llegar a su casa y lo deje allí, antes de bajar el coche me dijo que quería tener algún recuerdo mío y se llevo el pañuelo, me dijo que si lo quería fuese a buscarlo, y que seguro que nos volvíamos a ver.
 Al día siguiente me había quedado con ganas de verle y quería recuperar mi pañuelo así que lo fui a buscar a la casa donde lo había dejado.
 Me abrió una mujer no muy agraciada físicamente la verdad.
-          ¿Quieres algo?
-          Sí, ayer deje a su hijo en casa, ¿puedo verle?
 La mujer se quedo un poco parada con lo que le dije, no me contesto, permaneció un rato mirándome y se echo a llorar, yo no sabía que había echo para hacerla llorar, ni como pararla. Se metió dentro de su casa y al rato salio con un marco de fotos.
-          ¿Preguntas por él?
 Le dijo señalando la foto.
-          Si… ¿Qué ocurre?
-          Mira… mi hijo, el de la foto, venía de fiesta con unos amigos, el no conducía pero el que había cogido el coche iba bebido, tuvieron un accidente y solo murió él, salió disparado del coche por no llevar el cinturón, y esto ocurrió el 29 de Abril de 2005, ayer hacía un año.
 Me quede parada sin saber que decir, me subí al coche y me fui. Me costaba creerme que ese chico que ayer estuvo en mi coche, hablando con migo, hubiese muerto hace un año, así que me fui al cementerio a comprobarlo.
 Busque su tumba, y después de un largo rato la encontré, y encima de ella estaba el pañuelo que me había quitado ayer.
  Desde entonces cada 29 de Abril, que siempre tengo que pasar por esa carretera para ir a trabajar o para cualquier otro asunto, se me aparece ese chico, haciendo autostop, lo único que cambia es que ahora nunca paro el coche.


1 comentario:

  1. No me extraña... Yo tampoco pararía.. Es más: creo que no pasaría el 29 de abril, por largo que fuera el rodeo que tuviera que dar...

    ResponderEliminar