martes, 22 de febrero de 2011

Apareciste Tú...


Mi vida transcurría felizmente, estaba con mis amigos, mi familia, mi novio y todo me iba muy bien. Hasta que llego un día en el que me empezaba a sentir más cansada de la cuenta, pensaba que pasaría pero al ver que  después de 15 días me sentía igual, lo comente en casa y fui al medico.
 Allí me hicieron una serie de pruebas, y después de una larga espera me diagnosticaron cáncer, esa fue la peor noticia que me habían dado en toda mi vida, me dijeron que era muy difícil superarlo debido a lo difundido que estaba por mi cuerpo, pero que aun había alguna posibilidad, por minima que fuera.
 Desde ese momento mi vida fue a peor, y no solo porque me diagnosticaran cáncer.
 Lo comente en casa, a mis amigos, y a mi novio, todos estaban mal. Al principio como yo no tenía muchas ganas de salir, me venían a ver a casa, me consolaban, e intentaban hacer que todo fuese como antes.
 Pero un día vino mi novio, ese día no era como los demás, me dijo que no podía seguir con migo, se invento excusas como que ya no sentía lo mismo y cosas así, pero la verdad era que tenía cáncer y era probable que me muriese por lo que no quería permanecer a mi lado. Al paso del tiempo ni mis amigos venían a visitarme, se habían olvidado de mí, me sentía muy sola, pero me termine acostumbrando, aunque consiguieron que creciese mi desconfianza hacía los demás.
 Ya cansada de estar en casa, me decidí por salir al parque y despejarme un poco, estaba sentada en el banco y… -apareciste tú, con tu mirada tan llena de hermosura, apareciste tú con tu sonrisa tan joven de locura, apareciste tú haciéndome ver que todo lo malo pasaba y que ahora comenzaría lo bueno-.
 Él fue un gran apoyo para mi en todo esto, venia a mi casa todas las tardes, veíamos películas juntos, hablábamos, salíamos a pasear al parque, me llevaba a algún bar a tomar algo… hacía que todo pareciese normal, como antes o casi mejor.
 Llego la hora de ir al medico a por los últimos resultados.
-          Hola Raquel, ¿Cómo te encuentras?
-          Bueno, bien ya sabes…
-          Respecto a eso… tengo que decirte algo. He mirado las últimas pruebas que te hicimos y por las que te he hecho venir…
En ese momento ya pensaba que me iba a decir que me iba a morir pronto y que aprovechase los últimos días de mi vida.
-          …y hay algo que me ha sorprendido, algo que era muy poco probable que ocurriese, estas curada la químio a funcionado y te has curado por completo.
 En ese momento ya nada podía ir mal, le tenía a él, que había entrado en mi vida de un momento a otro, y que nunca se había separado de mi, fue la única persona durante meses que consiguió que yo riese, soñase, pensase que mi vida tenia sentido, y consiguió que tuviese más fuerzas para luchar por mi enfermedad, porque si la vencía podría seguir con él el resto de mi vida, y así fue.
 Supere la enfermad, en cuanto se lo dije nos echamos los dos a llorar como tontos de la emoción, empezamos a hacer planes del futuro para los dos juntos, y todos ellos se cumplieron.
 Al cabo de 2 años nos casamos, y un año después tuvimos nuestro primer hijo, las cosas desde que lo conocí solo habían ido a mejor todo nos iba genial, tenía amigos nuevos que sabía que no me abandonarían y un novio que era la mejor persona del mundo.

2 comentarios:

  1. Se que no tiene mucho que ver con el amor...

    ResponderEliminar
  2. ¿Cómo que no? ¡Claro que tiene que ver con el amor!

    Está muy bien!!

    ResponderEliminar