martes, 1 de marzo de 2011

Los fenómenos de la naturaleza

Ángela Bravo, la pequeña de las cinco hermosas hijas, era la oveja negra de la familia. Era una casa adinerada y refinada, todas las hijas tenían enseñada una buena educación, un futuro marido que les facilitara el negocio a su padre y la mejor vida que cualquier mujer pudiera desear. Sin embargo, Ángela Bravo no era como ellas. Su padre le había dado la mejor educación, sí, y también la había prometido con un hombre que le favorecía a él mismo pero a diferencia de sus hermanas, el dinero y los caprichos no le proporcionaban felicidad.

Ángela era aventurera, le encantaba el aire libre; la naturaleza. Su mayor deseo era salir cualquier día de aquel palacio en el que vivía e ir en busca de lo que se encontrara. Ángela y su padre no se llevaban bien, ella quería salir de aquella jaula en la que estaba encerrada y su padre se lo impedía a toda costa.

Ángela se escapaba continuamente y su padre no hacía más que encerrarla en lo alto de una torre, prisionera, sin ver la luz del día ni las amapolas de primavera. Finalmente, Ángela en uno de sus castigos, se vio obligada a tirarse por la ventana que asomaba al jardín.

Cuenta la leyenda que Ángela es la representante de las personas amadoras de la naturaleza y que toda aquella persona que quiera salir y no se le sea permitido, Ángela se deja ver a través de fenómenos fantasmales y logra convencer a ciertas personas, sea como sea, para que permitan que la gente disfrute de la naturaleza que ella no pudo aprovechar.

1 comentario:

  1. Una idea muy bonita... Una pena que no la desarrollaras un poquito más (porque apenas nos has dejado conocer a Carmen)

    :)

    ResponderEliminar