miércoles, 8 de junio de 2011

Monólogo interior

En este instante voy hacia su casa, ¿sé lo que estoy haciendo?, es una locura. ¿Por qué? Porque nadie va a aceptarlo, sólo voy a sufrir; pero me puede, mi atracción me puede, cada vez que lo veo, algo muy fuerte estalla en mi interior, me alegra verle, cuando muerde timidamente su labio inferior y me sonríe.

Me estoy acercando...
Es una locura en toda regla, ¿a quién se le ocurriría quedar con él a escondidas?... ¡Claro a quién va a ser... a una loca como yo!.

Ya estoy a medio camino... buff queda muy poco, y ¿qué le digo?...¿hola?; ¡eso es patético!¡NO!.
Plántale un beso para no quedarte una vez más con las ganas...¡Ay, no me atrevo, no!

Tengo que ser decidida joder, él sabe el "riesgo" que corre quedando conmigo, no soy una chica cualquiera, soy la hermana de su gran amigo. Pero...¿por qué narices me tiene que gustar él? Mira que hay chicos en el mundo.
Da igual, ya no hay remedio, si nos gustamos,¿qué problema hay?...

Estoy llegando, madre mía que frío,¡ si es verano!
Espero ir bien peinada... Anda peínate un poco, da buena impresión, sonríele.
Ya llegas, ya lo veo... ¡Hala que mono, me espera en la puerta! ¡QUÉ NERVIOS! Venga estate tranquila que esto no es un examen, chica.

Ya he llegado, espero que acabe todo bien, ya no hay marcha atrás así que...

¿Hola?... Nada de hola, ¡plántale un beso ya!.






1 comentario:

  1. Sé que la imagen no tiene nada que ver con el tema del monólogo que he escrito, pero me parece perfecta para expresar un monólogo interior...

    ResponderEliminar